Por qué nuestros cachorros son diferentes ?...

"...Esta sección la escribo desde mi experiencia personal; puede haber criadores que no la compartan".
 

Desde el momento del nacimiento los pequeñitos  pasan casi todo el tiempo mamando y durmiendo.
Los macro criaderos, granjas, y también algunos criadores dejan que la madre se ocupe al 100% de los cuidados de los bebés, que básicamente es alimentarlos y estimular la micción y la defecación.
Optan por no molestarlos!! hasta que llega la semana del destete.
Desde mi experiencia, a lo largo de los años, he comprobado que cachorros manipulados desde el primer día tienen mejor disposición social que los que no se les ha molestado!!!
No hay que olvidar, que el destino de los cachorros es convivir con los humanos, así que porque no manipularlos, es necesario el contacto humano desde su período neonatal para conseguir perros equilibrados de adultos.
Un buen ejercicio relajante que practico con mis cachorros, muy satisfactorio para mí y muy beneficioso para
 los cachorritos es reproducir lo mismo que hacen con su madre, "acercarlo al vientre en la búsqueda del
calor corporal y de los latidos del corazón" Cojo a los cachorros y me los pongo sobre la piel, debajo de la ropa,
 y les acaricio, les canto suavemente, les hablo, como si de un bebe humano se tratara.
En esta fase el pequeñito no ve y aún no oye; solo se vale de su olfato y se arrastra con sus patitas delanteras.
Pero ya empiezo a enseñarle a identificar al humano.
Solo dedicando unos cuantos minutos cada día, logramos cachorritos con un carácter excelente y un comportamiento correcto.
Los etólogos han concluido que los cachorros manipulados desde el período neonatal, es decir en las dos primeras semanas de vida, influye directamente en la capacidad de aprendizaje del cachorro, en su desarrollo emocional y son cachorros que muestran una respuesta prácticamente nula al miedo cuando cambian de hábitat, de hogar, cuando entra en contacto con personas extrañas u otros animales.
Durante el transcurso de la tercer semana, llamada de transición, abren sus ojitos, oyen perfectamente y empiezan a dar sus primeros pasitos tambaleantes, empieza una tierna fase de suaves jueguecitos, es momento de comenzar a introducir juguetes aptos para su edad, peluches pequeñitos de textura algodonosa, de colores intensos para provocarles diferentes sensaciones de inquietud, sorpresa, miedo, curiosidad, etc.
El aprendizaje de la coloración aposemática es muy importante, en condiciones de libertad, otras especies las aprenden de su entorno y de los adultos de la manada.
En esta tercer semana empiezan a escuchar música, las voces de la radio, mis palmadas, cambios de tono de voz, sin dejar de lado las caricias, y el jugueteo.
Y llegó la semana más importante, la que personalmente creo es la decisiva de la conducta del cachorro, la cuarta semana , empieza el trabajo de sociabilización.
En esta semana el cachorro empieza a dar sus primeros ladriditos, explora su entorno, provoca el juego a sus hermanitos de camada, comienza a seguirnos, busca nuestras manos.
 Sus estructuras nerviosas comienzan a madurar y por supuesto el cachorro está sanito, comienza a extrañarse, se sorprende y sienten moderadamente el miedo. Las conductas de miedo e inseguridad conforman el instinto mas fuerte de cualquier animal, el de supervivencia.
El miedo es adaptativo necesario y sano.
El miedo como tal, no aparecerá hasta la quinta semana e irá aumentando gradualmente hasta que sus respuestas sean tan intensas que hagan disminuir las conductas exploratorias.
Esto marca el fin del período de socialización.
En este período que va desde la cuarta a la décima o duodécima semana de vida, es importantísimo que el cachorro tome contacto con otros perros y personas, sobre todo, entre la quinta y octava semana.
Si estos contactos no se producen nos encontraremos, en muchos casos, con problemas de comportamiento del tipo miedo o agresividad en la edad adulta.
También es muy conveniente irle presentando situaciones que encontrará en el futuro. Los niños son vistos por los perros de una forma distinta a como ven a un humano adulto y es por eso, que deben tomar contacto tanto con unos, como con otros.
Hasta hace muy poco se creía que el Imprinting era irreversible y que una vez acabado el periodo sensible, la socialización era prácticamente imposible.
Ahora entendemos que se puede llevar a cabo aunque con serias dificultades.
Estamos entre la novena y décima semana, momento en que le entregaré a su precioso cachorrito, lo llevará a su nuevo hogar, le es entregado bien socializado, no dude en que será muy agradable la convivencia, le dará grandes alegrías.
La influencia del amo y su familia, serán ahora decisivos en el desarrollo del cachorro, su comportamiento reflejará las vivencias en su entorno.
   Siga mis consejos.
 

 

volver a    inicio   cachorros    arriba